Fotografía de Comida

Guía Rápida: 10 tips

Guía Rápida Fotografía de Comida: 10 Consejos y Trucos

Vamos a ver sólo algunos de ellos porque muchos dependerán del objetivo de tus fotos. En la fotografía gastronómica hay muchos conceptos y técnicas a aplicar según los diferentes niveles profesionales. Las fotos que se crean para marcas, publicidad o un libro, tienen sus propias reglas y trucos.

Yo trabajé muchos años en publicidad y hay muchas cosas añadidas de manera artificial para que el resultado sea “apetitoso” pero el plato final no te lo podrías comer, no al menos sin poner en riesgo tu salud.

Aquí quiero hablar de trucos para fotografía de tus recetas. Las que te vas a comer luego y las que quieres mostrar en tus redes sociales o en tu blog. Nada de cola de pegar, palillos o “calzas” para aumentar los volúmenes.

Comida rica y comestible. Sólo que buscando su lado más favorable. Como suelo decir; podemos permitirnos algo de maquillaje, pero no cirugía estética.

No es que no haya más, si no que creo que con estos 10 el resultado de tus fotos mejorará mucho. Luego ya podremos seguir avanzando.

1- Estilo.

Hay muchos tipos de fotografía gastronómica. Es importante conocerlos y ver ejemplos de ellos para que puedas encontrar aquel que mejor encaja contigo y con tu tipo de cocina. Aunque puedas hacer varios estilos, siempre hay uno con el que te sientes más cómodo y que te gusta más.

A mi por ejemplo me gusta la foto muy macro “metida” en la receta para ver texturas y punto de cocción. Aunque hago fotos de estilos variados…mi tendencia siempre es hacer este tipo de foto macro.

2- Al punto

En la fotografía de alimentos el “punto” de los alimentos es importante. Las verduras poco hechas y enfriadas rápidamente sobre hielo, conservan mejor su colorido. Las carnes en “3 colores” una fina capa externa más hecha, la siguiente más rosada y el centro más crudito.

Los pescados igual. Las pastas al dente son más apetecibles y mantienen más el tipo.

Cada alimento tiene su tipo. Y por supuesto, si el queso fundido en el último momento (para que no vuelva a solidificarse) y las quenelles de helado, un segundo antes de disparar.

3- El Punto… de vista

Si vamos a disparar desde cenital, desde 45º o en horizontal, nuestro plato lo debemos emplatar para que juegue a favor del tiro de cámara. El crear volúmenes con tejas o tiras de verduras, se apreciará en 45º o en horizontal, pero no en cenital.

Sin embargo, en la foto cenital nuestra composición de formas, colores, jugará un papel determinante, no tanto “el punto” de los alimentos.

 

4- Menos es Más

Las cantidades más comedidas son más fotogénicas. Además de ser una tendencia, tiene sentido porque el exceso de comida no suele gustar. Pero la máxima a seguir, pienso, es que todo lo que pongas debe tener una justificación. Si no aporta nada especial, debemos quitarlo del plato.

 

5- Luz natural

Si tienes una ventana con luz bonita (primeras horas de la mañana o últimas de la tarde) es perfecto para dejarla entrar por un lateral de tu plato. Un sencillo reflector de poliespan blanco te ayudará a rellenar las sombras del lado contrario o del frontal.

Si la luz es fuerte, unas gasa o un papel de horno en la ventana, matizarán esa luz dándole un halo mucho más cálido. Si tus horas no coinciden o no tienes esa buena ventana (como me ocurre a mi) tienes la opción de luz artificial.

 

6- Profundidad de Campo

Por simplificar, esto es el espacio enfocado alrededor del punto al que estás disparando. Jugar con estos desenfoques dará a tu plato cosas muy interesantes. Te permite centrar el punto de atención, mientras que lo demás queda desenfocado.

Resalta lo que creas que merece esa atención. Si consideras que todo tu plato forma una unidad, una profundidad de campo amplia te permitirá mostrarlo enfocando todo.

A mi particularmente me encanta el jugar con profundidad de campo corta y desenfoques creo que es todo más apetecible.

brown and white pastries on white ceramic plate

 

7- Storytelling

Si puedes, cuenta una historia o un momento con tu receta. Aquí puedes apoyarte con atrezzo y fondos. Unas lentejas en un plato blanco, son lentejas.

Si esas mismas lentejas las fotografiamos en una mini cocotte y con un trozo de pan de pueblo al lado…estaremos hablando de tradición, abuela, plato de cuchara… y las lentejas se verán más apetecibles.

Por lo mismo, una pizza junto a un poco de harina nos dirá que la masa está “hecha a mano”. No deben robar protagonismo al plato, sólo es atrezzo, pero dotan de emoción a la foto. Y eso se agradece. Y tú te diviertes mucho más haciendo la foto, aunque te lleve más trabajo.

 

8- Fondos

Puedes elegir fondos neutros (blanco, negro, crudo…) o fondos con textura (maderas, mármol, metálicos…) lo importante es que aporten al plato. Los neutros dejan el protagonismo absoluto al plato. Las texturas cuentan un poco más.

La madera por ejemplo favorece mucho en los platos de cuchara, dulces, panes… Algo importante es no sobrecargar las fotos.

Quiero decir, si la madera (y el tipo de iluminación) le da un aire artesano a tu pan…añadirle un rodillo, harina, huevos, un cuchillo… hará que tu foto quede con mucho “ruido” y distraiga la atención. Keep it Simple. (ver fondos)

9- 360º 

Busca el lado más atractivo de tu plato. No te conformes con un único tiro de cámara. Aunque vayas a usar un trípode luego, primero muévete alrededor del plato. Saca fotos desde varios lados y desde diferentes puntos alturas.

Al repasar las fotos verás cuál es el sitio desde el que tomar la definitiva. Entonces puedes poner el trípode y trabajar. Y además tienes las otras fotos “por si acaso”.

 

10- Maquíllala 

Por muy buena que sea la foto, siempre se puede mejorar o jugar un poco con ella con algún filtro o, mejor, un programa de edición digital. Pero siempre con una premisa en la mente; la comida debe parecer comida. Cuida de no reventar colores, que puede parecer más bonito pero se verá más artificial la comida. Aumentar el contraste un poco suele favorecer.

Hay muchos presets que te ayudarán y que están hechos para “comida”. Es jugar con ellos hasta que estés convencido de que “esto es lo que quiero” “¡fotaza!”

Estos Consejos y Trucos para Fotografía Gastronómica te ayudarán a conseguir muy buenos resultados en las fotos de tus recetas. Obviamente, en cada uno de ellos se puede profundizar mucho más. En esta web y en otras páginas profesionales podrás profundizar hasta el nivel que quieras.

Pero la idea es tener en cuenta estos consejos y trucos para fotografía gastronómica para que puedas hacer grandes fotos sin necesidad de ser un profesional.

Aquí lo importante es que la foto “haga justicia” a tu receta y que la gente al ver tu foto desee comerse ese plato. Así de fácil.

Zeen Social Icons

Mi Carro Close (×)

Tu carrito está vacío
Ver tienda