fondos

Fondos para Fotografía Gastronómica

Los Fondos son capaces de contar una parte importante de la historia que queremos transmitir en nuestras fotografías.

Oscuros, cálidos, fríos, sugerentes, vivos, naturales… deberemos escoger el tipo de fondo fotográfico que mejor encaja con nuestros platos. Hay quienes tienen un estilo casi único en sus fondos y otros, entre los que me incluyo, que nos gusta probar cosas diferentes y no «encasillarnos». Ni bueno, ni malo. Simplemente son estilos. Tú deberás encontrar el tuyo propio. Puedes ver algunas ideas para inspirarte en estos fondos fotográficos de AliExpress, económicos pero funcionan bastante bien si se juega bien con la luz.

Fondos para Claroscuro

Es uno de los estilos fotográficos más utilizados en los últimos años en la fotografía gastronómica. Quizás lo conozcas por el nombre de Dark & Moody, «Rembrandt» o simplemente Claroscuro.

Maderas oscuras, fondos de pizarra negra o mármol negro, incluso granates, grises  o marrones oscuros te permitirán crear este tipo de efecto.

Suele utilizarse en composiciones muy trabajadas tanto de iluminación como de atrezzo, pero la verdad es que los resultados suelen ser increíbles. Se adapta a diferentes elaboraciones pero especialmente en repostería, o en ingredientes naturales o bodegones.

Su aire retro, casi pictórico, crea fotografías muy bellas donde el foco se pone en el elemento más iluminado. Requiere de buen gusto, arte y delicadeza, pero no hay que tenerle miedo, como en todo la práctica hará que tus resultados mejoren enormemente. 

composición de tu escena

Fondos Metálicos

Óxido, acero corten, oscuridad, reflejos de iluminación, industria, fundición, textura…los fondos metálicos tienen mucho atractivo visual, si se sabe jugar con ellos. 

Debemos tener siempre en cuenta que en alimentación debemos despertar el apetito del espectador por lo que poner alimentos sobre estas texturas debe hacerse con cuidado. No debe parecer sucio, ni «intoxicante». Pero los platos, pizarras, etc nos ayudarán a crear ese aire «industrial» duro y salvaje de estos fondos.

Si jugamos con los rojos, lo picante, tendremos una especie de «fundición» para la vista y paladar del espectador. Muy atractivos, delicados de trabajar. Si además controlamos muy bien la iluminación, los reflejos, el claroscuro…tendremos auténticos «cuadros»dignos de cualquier Exposición que se precie. Un reto, muy apetecible.

Fondos Mármol

Fondos neutros blancos o con ligeros matiz de color que muestran comidas sanas, limpias, y ponen el foco en el color del propio plato. Las vetas del mármol permiten «romper» la rutina de color blanco, por ejemplo, dando más profundidad al fondo.

Aunque también se pueden encontrar mármoles negros realmente no combina muy bien con la comida ¿o quizás sí? La fotografía gastronómica tiene mucho de prueba/error hasta que llega el acierto. Como en toda disciplina hay unas reglas básicas, pero que cuando se transgreden con creatividad nos descubren nuevos caminos.

Fondos Rústicos

El estilo rústico nos lleva a la tradición, a lo informal, a lo casero. No hay un fondo único pues dependerá de la intención; desde maderas oscuras a maderas blancas con la pintura «levantada». El atrezzo juega un papel importante para situarnos en una cabaña de campo o en un jardín de una campiña.

En definitiva, pretenden marcar un lugar de recuerdos, de tradición…para una comida tradicional. Desde bollería artesana a pan «de pueblo», desayunos con miel y fruta, pucheros de legumbres, embutidos, caza… no cabe el Sushi o un aire de zanahoria. Cabe pueblo, campo, naturaleza.

Fondos Difuminados

Fondos de colores suaves, alegres, vitales con aspecto de pintura difuminada. Suelen funcionar muy bien con desayunos, platos combinados, recetas con color que quieren mostrar la sencillez, lo natural, lo sano. Alegría y colorido para entrar «por los ojos». Un toque moderno para cualquier blog o cuenta de Instagram. Muy vegano.

Fondos Puros

Fondos planos de un color que nos ayudan a enmarcar nuestro plato sin distracciones, dándole el protagonismo absoluto. Aquí el color, y la acepción que tiene para la mente humana, nos ayuda a contar nuestro mensaje. desde la pureza, elegancia y simplicidad del blanco, a lo marino de los azules, pasando por los verdes de naturaleza vegetal, los colores cálidos del sol, lo dulce de los marrones «chocolate» o la sobriedad del negro.

También nos permiten jugar con el cromatismo, creando escalas de un mismo color, o el mimetismo o simplemente el contraste. Como en muchas facetas de la vida, a veces lo que parece tan sencillo es mucho más complejo de realizar. Pero si conseguimos crear esa sinfonía de colores que queremos, el resultado puede ser espectacular y muy llamativo.

Zeen Social Icons

Mi Carro Close (×)

Tu carrito está vacío
Ver tienda