Cómo crear tu colección de Props

Creando nuestra Colección de Props o atrezzo, qué debemos tener en cuenta

En muchas de nuestras fotografías de comida el atrezzo juega un papel fundamental para recrear el ambiente y sacar lo mejor de nuestros platos.

Pero debemos tener en cuenta, y lo digo por experiencia propia, que es muy adictivo. Nos encaprichamos de muchos objetos y utensilios y acabamos acumulando docenas de ellos. Y en principio eso nos dará mucho juego pero también nos llenará estantes y armarios…con lo que muchos de ellos los olvidaremos en esos lugares.

Hay que ponerle un poco de cabeza, aunque sólo sea un poco. Es importante tener un “fondo de armario” que sea versátil para nuestro estilo de comida y fotografía. A partir de ahí podremos adquirir piezas más “caprichosas” y nos regalarán muchas aquellos que nos quieren y nos conocen.

Debemos organizarnos mentalmente para crear ese fondo de armario. Pero antes debemos tener más o menos claro nuestro estilo ¿Dark and Moody? ¿Claro y luminoso? ¿Escenas más barrocas o centradas en el producto?…

 

Menos accesorios, más fácil

Cuando tenemos menos “cachivaches” nuestras elecciones son más rápidas. Si tenemos docenas tardaremos una eternidad en ir probando y eligiendo cuál le “sienta mejor” a nuestra receta. Obviamente, también nos limita si solemos disparar muy a menudo pues acabarán siendo todas las fotos parecidas. No es lo mismo trabajar fotos en plan más pro (y con menos publicaciones) que en un proyecto largo donde hagamos varias recetas semanales para alimentar un blog de cocina por ejemplo. Hay que tratar de encontrar el equilibrio. Pero, por experiencia personal, es complicado. Es muy fácil encapricharse de muchos objetos.

pans and plates on rack

 
 

Paciencia

Construir tu colección llevará tiempo (tanto como los años que hagas fotos, pues nunca se acaba de cerrar) por lo que no necesitas tener todo al principio. Es más, ni siquiera conviene pues muchas de las cosas que compres al principio quizás no las uses y eches de menos otras. La experiencia del día a día te dirá qué necesitas, sí o sí, y qué no. De nuevo, paciencia. Una pegunta que debes hacerte ante un nuevo objeto de deseo es ¿lo podré incorporar en muchas fotos?

 

Nunca olvides que la Comida es la protagonista

El atrezzo debe ser un complemento, un apoyo o un énfasis en determinada cuestión pero no debe “comerse” el plato. A veces el barroquismo distrae la atención y crea mucho ruido en la foto. Quizás crearemos un “cuadro” bonito pero no apetecible que es de lo que se trata en la fotografía gastronómica.

yellow ceramic jar on brown wooden table

 
 
 

Se creativo, DIY, hazlo tu mismo

No todo debe comprarse online. Una de las tareas de las que más disfruto de la fotografía gastronómica es descubrir tesoros en mercadillos, tiendas de antigüedades o en lugares donde no se venden ese tipo de cosas (como comprar suelos de madera en Leroy y utilizarlos de fondo)

Pero también puedes comprar una pequeña pala corta de frontón (Vasco) barnizarla en caoba y crearle un agujero en su parte posterior y añadirle un cordón de cuerda viejo. Tendrás una bandeja para tus fotos de embutidos, quesos o carnes. Por ejemplo.

Una vieja puerta puede ser un gran fondo.

assorted drinking glasses on brown wooden surface

 

Fotogenia

Los objetos, al igual que muchas personas, no se ven igual en “vivo” que a través de la cámara. Algo importante es poder ver “cómo queda en cámara”. Quizás brilla demasiado o es demasiado grande y se come la escena. Un truco muy de fotógrafo de la antigua escuela es crear con tu mano un visor delante de tu ojo para encuadrarlo.

 

Las texturas funcionan en cámara

La textura le da dimensión y profundidad a tus imágenes. Las luces y las sombras realzan estas texturas y dan vida a las fotos. La falta de texturas produce fotografías más planas y “aburridas” (salvo que se busque una intención determinada) Por otro lado las texturas también evitan los brillos o reflejos exagerados.

Un objeto en el que estas texturas muestran todo su poderío es en los fondos. Los fondos de madera real, con sus vetas y sus imperfecciones, o los pintados a brochazos tienen una personalidad diferente y elevan el nivel de las fotografías. Por desgracia, también elevan mucho el presupuesto, salvo que seas muy manitas y te los hagas tú. En internet puedes encontrar algunos tutoriales interesantes acerca de los fondos DIY. Yo ni tengo esa maña ni la paciencia necesaria pero me parecen fondos 10.

En los fondos más económicos no encontramos esas texturas al ser impresos, si bien, con la iluminación adecuada y la distancia necesaria se pueden conseguir muy buenos resultados. Además, como son los que se usan en la mayoría de las fotografías amateurs estamos acostumbrados al resultado por lo que nuestros ojos los aceptan sin dudar.

gray concrete floor

 
 
 

Versatilidad

El fondo de armario debe ser versátil. Piezas que encajen en la mayoría de nuestras fotos de manera que podamos usarlas una y otra vez. Máximo rendimiento. Por esto es importante que no sean piezas o colores llamativos pues cantará a distancia. 

Platos, oscuros o claros. Tablas de cortar de madera, bandejas de hierro envejecido, cubiertos antiguos pero no barrocos, un soporte para tarta metálico oscuro o cerámico blanco o crudo. Una rejilla para pastas o cookies. Mantelería o servilletas crudas o azules suaves. Boles o cuencos simples. Cristalería fina y elegante pero no llamativa…

Ralladores, cuchillos de cocina (los “antiguos” o los japoneses o chinos funcionan genial si encajan en la foto), un colador para espolvorear.

Hay cientos de objetos que cumplen con esta versatilidad. A partir de ahí, ya podemos tener esos caprichos que usemos en alguna foto de vez en cuando como una cafetera vieja o una botella de licor barroca.

Y por supuesto, lo más versátil es añadir algunos de los ingredientes de la receta, bien sean granos de café, unos guisantes, un poco de pasta italiana o unas hierbas. Cierra el círculo.

 

La repostería es muy agradecida con los props

Tanto las recetas dulces como las de pan son las más indicadas para “atrezarlas” con varios elementos. Básicamente tenemos dos vías;

. La de “el proceso”

Aquí meteremos ingredientes de la receta como huevos, tarritos de miel, harina, canela, pieles de limón (lo que pida la receta) además de instrumentos como un globo batidor, un tamizador de harina, un cascanueces, un rallador. Todo lo que muestre un proceso de realización (o mostrando el resultado final y el atrezzo nos cuenta el proceso)

. “La finalización”; donde mostraremos el producto final acabado pero sobre soportes de tarta, molde del que ha salido, una rejilla para enfriar sobre la que descansan nuestras cookies o masas doradas, la pequeña tetera o cafetera con la que lo acompañaremos, la pala con una porción de esa tarta…

Al final de trata de contar una historia en tu fotografía. Bien lo artesana que es contando el proceso, bien lo apetecible que es cuando contamos el final y mostramos las capas, los alveolos o el esponjado de tu bizcocho.

Picoftasty book

 
 
 

Por último, no olvides que lo que no suma, resta

A veces nos empeñamos en mostrar atrezzo y detalles que rodean nuestro plato y acabamos quitando el protagonismo. En determinadas recetas que son especiales por su composición o estructura o por su juego de colores, quizás debemos plantearnos si necesita “algo más”. Una layer cake de capas de colores ¿necesita algo más? O si nuestra decoración son unas esferificaciones o una tejas de parmesano, o un enrejado bonito en nuestra tarta de hojaldre…¿necesitamos distraer el foco de este punto? Yo pienso que no. 

Mira por el visor y si algo te sobra, quítalo. No distraigas la atención de lo que tanto te costó hacer.

El protagonista debe ser tu plato, siempre.

fork with spaghetti

 
 
 

Zeen Social Icons

Mi Carro Close (×)

Tu carrito está vacío
Ver tienda