cámaras y objetivos

Cámaras y Objetivos, mi opinión

Algunas recomendaciones para encontrar tu Cámara & Objetivos

En el terreno de la decisión de tu cámara réflex y los objetivos intercambiables se cumple la máxima gallega; “depende”. Y en verdad, depende de muchos factores el equipo que debes tener. Obviamente, depende de presupuesto en primer lugar. Pero también, de tu estilo de fotografía gastronómica y de si lo vas a usar para otras disciplinas.

Tienes dos partes a elegir; cuerpo y objetivos. El cuerpo es importante, pero por mi experiencia, los objetivos son los que deben (y suelen) llevarse la mayor inversión. Claro que hay diferencia entre cuerpos (y marcas) pero muchas veces los avances tecnológicos que te ofrecen no los vas a necesitar salvo que te dediques profesionalmente a ello.

En el mercado hay varias marcas reconocidas por su calidad. La mayor “guerra” desde hace años está entre Nikon y Canon (más bien entre Nikonistas y Canonistas, pues son como dos comunidades). Yo he leído mucho al respecto y la verdad es que creo que no hay grandes distancias salvo valores “emocionales”. Por modelos en unas gana una y la otra marca en otros. En cualquier caso, cualquiera de las dos ofrecen sobrada garantía y experiencia.

Yo soy de Canon. ¿Por qué? No sabría decirte. En su momento me decidí por la Canon 650D y me ha ido muy bien. Y ya no voy a cambiar la “inversión” en objetivos durante años. Pero según tu presupuesto podrás acceder a gama media/alta o alta.

Creo que ambas marcas tienen muy buenos modelos de inicio entre los 300 y 500 €. Por ejemplo esta Canon o esta Nikon. En cualquier caso, conviene hacer un poco de estudio sobre “reviews” para tener una decisión más clara. Eso sí, cuando decidas ¡adelante! no mires atrás.

Los objetivos tanto de una como de otra marca son caros, muy caros. También muy buenos, es cierto. Hay algunas alternativas “genéricas” que se adaptan a ambas marcas y que también tienen buena calidad. Yo creo que lo mejor es tener menos objetivos pero de buena calidad. Los resultados de una fotografía dependen más del objetivo que del cuerpo de la cámara.

Como comentaba al principio, cada objetivo se adapta a un estilo de foto. No es lo mismo hacer cenitales, que macros. Bodegones o fotos de exterior que foto/plato.

Algunos términos utilizados en los objetivos que es importante conocer son los siguientes:

LUMINOSIDAD:

La apertura del diafragma mínima del objetivo nos dice la capacidad de “absorber luz” que tiene. Nos viene indicado en el objetivo de focal fija como 1:1,8 o F 1,8 ó 1:3,5-5,6 para un zoom (1:3,5 para la posición gran angular, y 1:5,6 para la posición teleobjetivo).  Cuanto más pequeño es el número, en objetivos con la misma distancia focal, más luminoso es el objetivo (y más caro, también)

DISTANCIA FOCAL: 

Es la distancia que separa el centro óptico de la lente del sensor. En un objetivo fijo de 50 mm estos 5 centímetros serán la distancia de la lente al sensor. En un zoom de 18/55 mm por ejemplo abarcará desde una distancia focal mínima de 18mm a una máxima de 55mm.

Cuanto más pequeña es la distancia mayor amplitud de imagen podremos capturar (24 mm para un paisaje por ejemplo) 8mm es el “ojo de pez”. Un objetivo de 100 mm por ejemplo nos permitirá acercarnos al plato en un macro para captar un detalle mínimo en una oliva por ejemplo. Sin embargo tenemos teleobjetivos de 1000 mm que pueden capturar imágenes a una gran distancia (como los usados en periodistas de fútbol por ejemplo)

Vistas por encima estas consideraciones veamos algunos objetivos “típicos” en fotografía gastronómica.

50 MM F1.8 (ó 1.4)

Este objetivo es el que está considerado como el más parecido a la visión del ojo humano y el Universal en la mayoría de las cámaras. Es el todoterreno y quizás el primero que debe tenerse por esta misma razón.

Creo que merece la pena invertir en el de tu marca de cámara, al menos en Canon. Yo compré el de Canon 50 mm f1.8 a muy buen precio la verdad. Ahora está el mismo pero en f1,4 (más caro) pero con una luminosidad superior (y mejor construcción) Hay alternativas algo más económicas también válidas, pero si puedes hacer un esfuerzo en este objetivo merece la pena.

Yo es el que llevo siempre puesto en la cámara (y en exteriores también) Tiene muy buena luminosidad y permite un “cuadro” amplio en la composición de la escena. Y si te gusta hacer fotos cenitales tiene la amplitud y la distancia perfecta para que no tengas que subirte a “un andamio” para hacerlas. Y en el resto de disciplinas también te dará mucho juego.

Es necesario que te permita aperturas de diafragma de 1.8 o menos, de esta manera podrás lograr fotos de tus platos con un precioso Bokeh (desenfoques), o desenfocar los fondos “feos” o que distraigan la atención de tu objetivo primordial; tu plato.

100 MM MACRO

Esta distancia focal es muy utilizada en fotografía gastronómica (incluso algo más pequeña de 85mm por ejemplo) pues permite hacer fotografías macro de partes muy concretas del plato, sobre todo texturas o cocciones. A pesar de ser macro también te permite fotorgrafiar escenas más abiertas, si bien necesitarás tener espacio suficiente pues deberás retrasar tu posición respecto del set. Este objetivo macro es un modelo que tiene buenas valoraciones.

Obviamente, cuanto más luminoso (f más pequeña) será mejor pues te dará más versatilidad con los desenfoques y captará mejor los matices de los colores. Pero obviamente, dependerá del presupuesto de “hasta dónde puedes llegar”.

Tamron AF 18-200 mm F/3.5-6.3

Esta distancia focal se utiliza en fotografía gastronómica para hacer fotografías cuadros más amplios y cenitales ya que nos da una cobertura mayor, sobre todo entre los valores de 17 mm a 24 mm.

Obviamente siempre se suelen recomendar los objetivos de una distancia focal fija, pero la gran mayoría no nos podemos permitir el gasto. Estos zoom nos facilitan cubrir muchas distancias focales con menos objetivos, y muchísimo menos presupuesto.

CANON EOS 2000D

MUY BUENA RELACIÓN CALIDAD /PRECIO PARA EMPEZAR

Los cuerpos de cámara son un mundo complicado porque hay muchos y muchas novedades siempre. Pero hay cámaras de hace un par de años con buen precio y características muy buenas aún hoy en día. Algo que le ocurre a esta Canon.

Creo que tiene un precio excelente para una cámara reflex de objetivos intercambiables, muy buena para los que empiezan y para los semi profesionales. Repito que lo que más permanecerá contigo son los objetivos, los cuerpos evolucionan mucho más rápido, se estropean más (y si es de la placa, adiós).

Viene con un zoom 18-55 mm de Canon (que es uno de los que yo tengo) que nos cubre con calidad la parte de planos más abiertos y cenitales (y paisajes/viajes si nos gusta hacer).

Tiene un sensor CMOS de 24,1 MP lo que será suficiente a menos que quieras imprimir una valla publicitaria (que no suele pasar 🙂

Un rango de ISO suficiente para cualquier situación lumínica, sobre todo si usamos trípode algo creo que imprescindible para estilos como el claroscuro por ejemplo.

Un enfoque AF de 9 puntos, normalito.

Un visor de 6,8 cm con una resolución no muy alta (yo enfoco, cambio diafragma y disparo desde el Macbook Air con la aplicación EOS Utility, super preciso y cómodo, aunque un poco vago, sí)

Y un peso de 436 grs que está bastante bien.

Creo que son prestaciones suficientes para la mayor parte del trabajo que podamos hacer. Y esto nos permitirá invertir más, si tenemos presupuesto, en otros objetivos más macros que nos cubran otras necesidades.

Obviamente siempre se suelen recomendar los objetivos de una distancia focal fija, pero la gran mayoría no nos podemos permitir el gasto. Estos zoom nos facilitan cubrir muchas distancias focales con menos objetivos, y muchísimo menos presupuesto.

Zeen Social Icons

Mi Carro Close (×)

Tu carrito está vacío
Ver tienda